Skip to content

Tarta sin corteza de tomate y ricotta

Agosto 7, 2021

Repleta de tomates cherry dulces, parmesano picante y ricotta suave, esta receta de tarta sin corteza de Sally Obermeder es fresca, abundante y seguramente complacerá incluso a los comensales más exigentes.

Ingredientes

  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 500 g de ricotta fresca (no baja en grasa)
  • 150 g de queso feta danés, desmenuzado
  • 45 g (1/2 taza) de queso parmesano rallado
  • 3 huevos (de corral, orgánicos)
  • 3 dientes de ajo machacados
  • Un puñado pequeño de hojas de albahaca, finamente rebanadas, más un poco para servir
  • 400 g de tomates cherry, cortados a la mitad (si no puede encontrar un popurrí de tomates, utilice una mezcla de tomates cherry rojos y tomates cherry o uva dorados)
  • 2 tomates reliquia, cortados en rodajas gruesas
  • 2 kumatoes, cortados en rodajas gruesas
  • 100 g de hojas de ensalada mixtas, para servir

Método

Paso 1.

Precaliente el horno a 180C (350F). Engrase ligeramente un molde para pastel de 20 cm (8 pulgadas) con aceite de oliva.

Paso 2.

En un tazón grande, con una batidora o una batidora de mano eléctrica, combine la ricota, el queso feta, el parmesano, los huevos, el ajo y la albahaca en rodajas. Sazone con una pizca de sal y mucha pimienta negra recién molida.

Paso 3.

Vierta la mezcla de ricotta en el molde para pastel. Coloque los tomates rojos y amarillos, con el lado cortado hacia arriba, con el tomate de la herencia y las rodajas de kumato encima de la mezcla de ricotta.

Paso 4.

Hornee por 60 minutos o hasta que cuaje y esté dorado. Retirar del horno y dejar enfriar. Una vez enfriado, transfiéralo a la nevera durante unos 30 minutos para que se endurezca. Cubra la tarta con más hojas de albahaca. Sirva con hojas de ensalada mixtas.

Para 6