Skip to content

‘Siento que las hormigas se arrastran debajo de mi piel’

Abril 15, 2021

El síndrome de las piernas inquietas es mucho peor que simplemente lidiar con unos molestos alfileres y agujas, dice la víctima Karalyn Patrick.

Karalyn
Karalyn Patrick ha tenido piernas inquietas desde que era adolescente.

El síndrome de las piernas inquietas, o SPI, puede hacer que los pacientes se arañen la piel y luchen por conciliar el sueño.

Karalyn, de 60 años, ha estado luchando contra el trastorno debilitante desde que era adolescente:

“Tenía alrededor de 14 años cuando tenía una sensación de hormigueo en las piernas en la cama, como descargas eléctricas o hormigas arrastrándose debajo de mi piel.

Era incómodo, pero si movía las piernas, eventualmente me quedaría dormido. El problema vino y se fue, y no me preocupé demasiado.

Mamá lo tenía y caminaba para aliviar la sensación.

Cuando quedé embarazada, se puso mucho peor.

Era invierno y en las primeras horas me paseaba por el suelo o ponía los pies en un balde de agua helada para evitar que se quemaran y la sensación de hormiga gateando se extendía a mis pantorrillas.

Después de que nació mi bebé, se fue, pero regresó con una venganza hace 15 años.

Esta vez me sentí como un ejército de hormigas toro debajo de mi piel.

Me levantaba por la noche y hacía mi planchado porque en cuanto me acostaba volvía a empezar. No pude dormir.

  • En las primeras horas: 5 cosas raras que la gente hace mientras duerme

Mi médico de cabecera me remitió a un especialista en sueño y un estudio del sueño confirmó el síndrome de piernas inquietas.

Me recetaron medicamentos; el primer lote me provocó náuseas y dolores de cabeza.

Luego probé un agonista de la dopamina, que generalmente se usa para tratar los síntomas de Parkinson, pero ahora es un tratamiento de primera línea para el SPI.

Eso funcionó, lo cual fue un gran alivio, pero gradualmente mi cuerpo desarrolló tolerancia y exacerbó mis síntomas. Ahora estoy tomando una combinación del agonista de la dopamina y opioides.

Si tomo los comprimidos en el momento adecuado, no tengo síntomas, pero si me olvido de tomar mis comprimidos, no dormiré en absoluto porque la sensación de hormiga rastrera regresa.

La gente no tiene idea de cómo es el síndrome de piernas inquietas. Creen que son alfileres y agujas, no es nada de eso. Es difícil describir lo insoportable y agotador que puede ser “.

Lo que debe saber sobre el síndrome de piernas inquietas (SPI)

La Sleep Health Foundation dice que entre el 2 y el 5 por ciento de las personas contraen SPI y el riesgo aumenta con la edad.

Puede ocurrir durante el embarazo, pero generalmente desaparece después del nacimiento.

  • Sorpresa extra: Los efectos secundarios inesperados del embarazo

Si tus padres tienen SPI, tienes entre un 30% y un 50% más de riesgo de contraerlo.

La diabetes, el daño a los nervios, los problemas renales y la artritis también pueden provocar SPI.

“No existe una prueba específica para diagnosticar el SPI; es una colección de síntomas”, dice el Dr. David Cunnington, de la Sleep Health Foundation.

Un diagnóstico se basa en tener una fuerte necesidad de mover las piernas que empeora en la cama o cuando permanece sentado durante períodos prolongados.

Una sensación de hormigueo, picazón o hormigueo en las piernas y los brazos también es un síntoma.

“La gente lo ha descrito como ‘como un dolor de muelas en mi pierna’, ‘como Pepsi en mis venas’, ‘como ratas que me arañan las piernas por la noche’”, dice el Dr. Cunnington.

Tratamientos para el síndrome de piernas inquietas

Caminar, masajes, un baño caliente y una bolsa de hielo o calor pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Mantener niveles saludables de hierro y reducir la cafeína y el alcohol puede ayudar.

En casos más graves, se necesitan medicamentos recetados.

Escrito por Sarah Marinos