Skip to content

Por qué recompensar a los niños podría estar reteniéndolos

Octubre 28, 2021

¿Recompensar a los niños por su comportamiento positivo puede realmente hacerles más daño que bien? Algunos expertos dicen que sí.

Ya sea reteniendo el postre hasta que se hayan comido todas las verduras u ofreciendo dinero de bolsillo para hacer las tareas del hogar, la mayoría de los padres estarán familiarizados con el uso de recompensas para motivar el comportamiento deseable en sus hijos.

Pero algunos expertos dicen que estos métodos no solo no son efectivos, sino que también pueden ser perjudiciales para los niños.

Las desventajas de recompensar a los niños

Ofrecer recompensas por el comportamiento que aprobamos puede afectar negativamente la autoestima de los niños y reprimir su voluntad de desafiarse a sí mismos, dice la psicóloga infantil y autora, la Dra. Louise Porter.

“A los niños se les dice cuando los elogiamos o les damos recompensas que son buenas personas cuando les va bien, lo que para un niño pequeño implica que no son buenas personas si no lo hacen bien”, dice el Dr. Porter.

El Dr. Porter dice que los niños que buscan constantemente recompensas o aprobación pueden sentirse ansiosos por no estar a la altura de nuestras expectativas, lo que puede ser perjudicial para su aprendizaje.

“Estos sentimientos pueden afectar su compromiso y la calidad del trabajo”, dice ella. “Pueden elegir tareas seguras y evitar los desafíos, o si una recompensa parece improbable, dejar de esforzarse”.

Las recompensas también pueden obstaculizar la capacidad de un niño para comprender el beneficio de una tarea, dice la psicóloga social y educadora Dra. Helen Street.

“Si les digo a mis hijos ‘si arreglas la sala, te voy a dar helado’, es posible que arreglen la sala, pero no porque estén haciendo algo por la familia o porque necesite haciendo o quieren ayudar, lo hacen porque les gusta el helado ”, dice el Dr. Street.

“Les estoy quitando la oportunidad de ver que vale la pena para ellos apoyar a la familia y trabajar juntos”.

Las recompensas también pueden llevar a un niño a valorar las opiniones de otras personas sobre ellos más que las suyas.

“Si constantemente ofrecemos recompensas para que nuestros hijos hagan cosas, lo que estoy diciendo es ‘lo que cuenta es mi juicio sobre ti'”, dice el Dr. Street.

  • Está bien perder: Por qué los buenos padres dejan que sus hijos fracasen

Qué hacer en lugar de recompensar a los niños

“Si desea que se mantengan comprometidos y persistan frente a los contratiempos, deben estar motivados intrínsecamente, es decir, impulsados ​​por el deseo de ser competentes, no el deseo de hacer las cosas bien o de ser aprobados”, dice el Dr. Porter.

Para inspirar una motivación intrínseca, el Dr. Street dice que una actividad debe satisfacer tres necesidades humanas clave: un sentido de autonomía, un sentido de pertenencia y un sentido de competencia.

Entonces, en lugar de usar recompensas, considere cómo puede ayudarlos a satisfacer sus necesidades para que realmente quieran completar la tarea en cuestión.

Por ejemplo, si un niño no quiere ir a la escuela, intente averiguar por qué.

“¿Tienen un sentido de pertenencia?” dice el Dr. Street. “Si no te sientes seguro en términos de tu espacio social en el aula o un sentido de pertenencia, es difícil tener la capacidad de aprender”.

  • Problemas del patio de la escuela: Cómo saber si su hijo está siendo acosado (o es un acosador)

El Dr. Street dice que darles a los niños un sentido de elección sobre una tarea también puede ayudar.

“Algunas tareas son intrínsecamente más motivadoras que otras, pero ofrecerles una opción en lugar de simplemente decirles que las hagan puede alimentar su sentido de autonomía”, dice ella.

“Podrías decir ‘No me importa si lavas los platos ahora o después de darte una ducha’. Tan pronto como tienes opciones, algo se vuelve más deseable “.

Reconozca el éxito en lugar de elogiar

El Dr. Porter dice que los adultos deben reconocer y celebrar el éxito de un niño, en lugar de recompensar o elogiar.

“El reconocimiento brinda a los niños información sobre su competencia, sin vincular esto con su valor como ser humano”, dice.

“No le dices a un colega que acaba de recibir un ascenso, ‘oh, buena chica’, le dices ‘felicitaciones’”.

Cómo deshacer su sistema de recompensas

Si su familia está acostumbrada a un sistema de recompensas, el Dr. Porter sugiere eliminarlo gradualmente y cambiar su idioma.

“En lugar de decir ‘eres un buen chico’, di: ‘Felicidades, apuesto a que estás encantado con eso, o ¿qué es lo que más te gusta de él?’”

Puede tomar algún tiempo ajustar su enfoque, pero el Dr. Porter dice que vale la pena la diferencia que puede hacer en el comportamiento de un niño y en cómo se sienten sobre sí mismos y sus logros.

“Los niños no se portan bien porque tienen incentivos; se portan bien porque pueden ”, dice.

  • El dinero importa: Resolviendo el problema del dinero de bolsillo

Escrito por Claire Burke