Skip to content

La mamá enfrentando las alergias alimentarias de frente

Agosto 12, 2021

Después de ver de primera mano cómo la dieta puede mejorar la salud, Sharon Selby tiene la misión de ayudar a otras familias a lidiar con las intolerancias alimentarias.

Sharon Selby
Sharon Selby

Sharon Selby no se dio cuenta de que estaba consumiendo su camino hacia la mala salud.

Luchando constantemente contra los problemas de los senos nasales, el asma, la fiebre del heno y una nariz mocosa que no podía sacudir, estaba frustrada con todos los aspectos de su salud.

Su primer hijo, Jake, tuvo un comienzo de vida difícil y era intolerante a muchos alimentos.

Sharon también desarrolló depresión posparto.

“Las cosas se salieron de control. Tenía fatiga constante, dolores de cabeza, problemas digestivos y de tiroides. Estaba tomando medicación diaria. La vida era una lucha ”, dice.

“La comida chatarra se convirtió en mi mecanismo de supervivencia. Tan pronto como Jake se fue a la cama, salieron las galletas y los chocolates y yo me emborraché “.

Sharon sabía que tenía que cambiar

Encontró una licuadora, todavía nueva en la caja, se saltó la tostada de la mañana y preparó un batido de frutas y verduras.

Comenzó a comer más alimentos integrales y abandonó los alimentos procesados, y pronto descubrió que tenía más claridad que nunca y que sus problemas de salud también se resolvieron.

Sharon se capacitó para convertirse en asesora de salud y creó su propio sitio web, Beat the Treats.

Encontrar un camino a través de las intolerancias alimentarias

Si bien Jake superó la mayoría de sus intolerancias, el segundo hijo Cooper también tenía múltiples intolerancias alimentarias, incluida la mayoría de las frutas y verduras.

Tenía solo unas pocas semanas cuando comenzó a mostrar los síntomas reveladores de ser un ‘bebé alérgico’: reflujo, eccema, pañales locos, calambres en la barriga, falta de sueño y vómitos.

“Su pequeño sistema inmunológico estaba sobrecargado, al igual que mis niveles de estrés”, dice Sharon.

“La parte más difícil de todo fue averiguar qué alimentar a todos. La falta de sueño no me agotó, la planificación de las comidas sí lo hizo “.

El conocimiento recién adquirido sobre nutrición de Sharon la ayudó a elaborar un plan.

Ella eliminó los alimentos innecesarios y se aseguró de que lo que le estaba dando fuera lo más rico en nutrientes posible.

A los 18 meses, él también había superado la mayoría de sus intolerancias.

Ayudar a otros niños a prosperar

Sharon ahora comparte recetas sin lácteos, soja, gluten, trigo, nueces y maní en su sitio web, lo que ayuda a otras familias a lidiar con las alergias e intolerancias alimentarias.

“Veo con demasiada frecuencia que los niños que siguen una dieta restringida comen más alimentos procesados”, dice.

“Esto conduce a una alimentación exigente, deficiencias de nutrientes, sistemas inmunológicos comprometidos y problemas de salud más adelante”.

Pero Sharon dice que cocinar alimentos deliciosos y saludables no debería ser estresante ni consumir mucho tiempo.

“Tener alergias a los alimentos no es una sentencia de prisión, dice.

“La maternidad está destinada a ser placentera y satisfactoria. Una familia sana y feliz comienza en la cocina “.

Una muestra de las recetas aptas para alérgicos de Sharon.

Nuggets de pollo aptos para personas alérgicas favoritos de los niños

Nuggets de pollo

Sirva estos con batatas fritas y verduras al vapor o salsa de tomate para pasta casera y pasta penne. Mis hijos también comerán estos fríos directamente del refrigerador, ¡saben igual de bien! Por lo tanto, también son un complemento perfecto de proteínas en las loncheras escolares o los picnics.

Para cocinar estos nuggets puedes freírlos o hornearlos. Freír les da más crujientes, pero aún saben muy bien recién salidos del horno.

Ingredientes

  • 2 filetes de pechuga de pollo o 500 g de solomillos de pollo
  • 2 huevos (o reemplácelos con ½ taza de aceite de coco derretido, aceite de girasol orgánico o aceite de oliva virgen extra)
  • 1 ½ tazas (150 g) de migas de arroz, hojuelas de quinua o harina de almendras

Hierbas y especias para darle sabor a la mezcla de migas:

  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1 cucharadita de pimentón
  • 1 cucharadita de perejil seco
  • 1 cucharadita de sal marina
  • ¼ de cucharadita de pimienta negra molida
  • Aceite de girasol ecológico, aceite de oliva virgen extra u otra grasa de buena calidad para freír

Método

  1. Si está horneando las pepitas, precaliente el horno a 190C o 375F y forre una bandeja para hornear con papel pergamino (solo para que el lavado sea un poco más fácil).
  2. Cortar las pechugas de pollo en trozos finos de 5 cm de largo y reservar.
  3. Romper los huevos en un bol y batirlos hasta que estén bien combinados. Alternativamente, para las alergias al huevo, agregue su aceite en este recipiente y déjelo a un lado.
  4. En otro cuenco o plato mezcle el arroz molido o la quinoa en hojuelas, las especias y los condimentos y mezcle bien con las manos y reserve con los otros cuencos.
  5. Ahora estás listo para preparar las pepitas. En lotes, sumerja las tiras de pollo en el huevo o aceite (hago un puñado a la vez). Luego, cubra individualmente cada rebanada de pollo con la mezcla de miga con sabor en ambos lados para que queden uniformemente cubiertos y luego reserve en otro plato o en la bandeja para hornear (si está horneando).
  6. Repita con todas las piezas de pollo hasta que estén todas listas para cocinarse.
  7. Si está friendo, caliente el aceite en una sartén grande y profunda a fuego medio. Pruebe el calor del aceite colocando un pequeño trozo de pollo en la sartén. Cuando el aceite haya alcanzado el calor perfecto, el aceite chisporroteará alrededor del pollo y luego podrá freír más trozos al mismo tiempo. Cocine en lotes y durante aproximadamente 3 minutos cada vez hasta que estén dorados y el pollo esté bien cocido.
  8. Retire las pepitas de la sartén con un tenedor o tenazas y escúrralas sobre toallas de papel. Alternativamente, si está horneando las pepitas, póngalas en el horno para que se cocinen durante 20-25 minutos, hasta que estén doradas y bien cocidas.
  9. Sirva con batatas fritas caseras, ensalada y un ketchup orgánico de buena calidad.

Información de la receta: Sin lácteos, soja, gluten, trigo, frutos secos ni cacahuetes. Puede prepararse sin huevo.

Sirve: 4 personas

Panqueques sin gluten ni lácteos

panqueques

Este desayuno favorito de la familia está repleto de alimentos integrales y nutritivos. Sirva estos panqueques con bayas mixtas y jarabe de arce puro para comenzar el día de manera deliciosa.

Ingredientes

  • 1 taza / 125 g de harina de trigo sarraceno
  • 1½ tazas / 375 ml de leche de almendras (o cualquier leche sin lácteos)
  • 1 plátano
  • 1 huevo (opcional)
  • 2 cucharadas de semillas de chía (opcional para nutrientes adicionales)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla o canela molida
  • Aceite de coco para freír

Método

  • En un procesador de alimentos, combine todos los ingredientes (excepto el aceite de coco) y mezcle bien hasta obtener una masa suave.
  • Mientras tanto, agregue una cucharadita de aceite de coco a una sartén mediana / caliente y caliente hasta que el aceite se derrita y se esparza. Vierta un poco de masa para formar un panqueque.
  • Una vez que vea que aparecen burbujas en la masa, es hora de darle la vuelta y cocinar el otro lado.
  • Repite hasta que hayas terminado la masa y disfrútala tibia con jarabe de arce y bayas.

Información de la receta: Sin lácteos, gluten, trigo ni frutos secos. Vegetariano y sin azúcar refinado. Puede prepararse sin huevo.

Sirve: 4 personas

Galletas de garbanzos con chispas de chocolate

galletas

Estas galletas nutritivas (también conocidas como galletas de calcio) son naturalmente dulces y masticables. Gracias a los garbanzos y el tahini, están repletos de minerales vitales para la salud de los huesos, como calcio, fósforo, potasio y magnesio, todos necesarios para el crecimiento de huesos fuertes.

Ingredientes

  • 400g de garbanzos en lata, enjuagados y escurridos bien
  • ½ taza (125 g) de tahini pelado (se puede sustituir con cualquier mantequilla de nueces o semillas)
  • 1/3 taza (85 g) de jarabe de arce (miel o jarabe de arroz integral)
  • 1/3 taza (85 g) de chispas de chocolate negro vegano (se pueden reemplazar con pasas o sultanas)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • Pizca de sal

Método

  • Precaliente el horno a 200C y forre una bandeja para hornear con papel pergamino y reserve.
  • Coloque los garbanzos escurridos, el tahini, el jarabe de arce, el extracto de vainilla, el polvo de hornear y la sal en una licuadora y mezcle hasta que quede suave.
  • Incorpora las chispas de chocolate o las pasas sultanas.
  • Con una cucharada, saque la masa y colóquela en las bandejas para hornear espaciadas uniformemente.
  • Hornee por 15 minutos o hasta que esté dorado y ligeramente dorado. Deje enfriar para que se asiente.

Información de la receta: Sin lácteos, gluten, trigo, cereales ni huevo, con sustitución sin frutos secos. Vegano y sin azúcar refinado.

Sirve: 16 galletas

Recetas e imágenes cortesía de Beat the Treats.