Skip to content

¿La dieta cetogénica es buena para el corazón?

Octubre 25, 2021

Una nueva investigación sugiere que las cetonas pueden beneficiar a las personas con enfermedades cardíacas, pero eso no significa que lo mismo se aplique a la dieta cetogénica.

Lo más probable es que tengas un amigo o un familiar que confíe en los beneficios de la dieta cetogénica (o cetogénica) de moda.

La dieta implica comer la menor cantidad de carbohidratos posible, por lo que su cuerpo se ve obligado a entrar en un estado metabólico conocido como “cetosis”, donde quema las reservas de grasa en lugar del azúcar en sangre (o glucosa) que proviene de los carbohidratos.

¿Qué son las cetonas y son buenas para usted?

Las cetonas, o cuerpos cetónicos, son sustancias químicas que se producen en el hígado a partir de la descomposición de las grasas y sirven como combustible alternativo para el cuerpo cuando hay escasez de glucosa.

Recientemente, los científicos los pusieron bajo el microscopio para analizar su posible efecto protector en pacientes con enfermedades cardíacas.

“Históricamente, ha habido un estigma negativo en torno a las cetonas debido a su vínculo con los altos niveles de azúcar en los diabéticos”, dice el Dr. Cher-Rin Chong de la Universidad de Adelaide, coautor del nuevo estudio.

“Pero la investigación ahora muestra que no son los chicos malos que alguna vez pensamos”.

  • Información clave: Lo que necesita saber sobre la dieta cetogénica

¿Pueden las cetonas ayudar a su corazón?

El estudio, publicado en el Revista del Colegio Americano de Cardiología, descubrió que las cetonas podrían beneficiar a los pacientes con enfermedades cardíacas, que sigue siendo la principal causa de muerte en todo el mundo.

“En la enfermedad cardíaca grave, el corazón defectuoso parece reprogramar su metabolismo para depender de las cetonas como fuente de energía”, dice el Dr. Chong.

Añadió que la revisión también encontró que las cetonas podrían tener efectos positivos sobre otros factores de riesgo cardiovascular comunes como el peso corporal, el colesterol y la inflamación.

  • Bueno para el ticker: Las mejores verduras para ayudar a mantener tu corazón fuerte

Entonces, ¿la dieta cetogénica es buena para tu corazón?

La dieta popular fue solo uno de los métodos examinados por los científicos como una forma de administrar cetonas al corazón, y tomar suplementos de cetonas fue otro.

Estudios previos que muestran que la dieta puede contribuir a una aumentado Se tuvo en cuenta el riesgo de enfermedad cardíaca si los alimentos ingeridos no incluyen grasas saludables para el corazón.

“Lo que pasa con la dieta cetogénica es que debido a que se basa en grasas altas y bajas en carbohidratos, las personas tienen que aumentar su ingesta de kilojulios a través de las grasas y muchas de ellas pueden provenir de alimentos procesados”, dice el Dr. Chong.

“Tampoco es una dieta fácil de seguir”.

Ella dice que con numerosas vías para lograr la cetosis, ahora se necesita más investigación sobre los pros y los contras de cada uno.

“Apenas estamos comenzando a arañar la superficie”, dice ella.

  • Comer bien: El nuevo consejo dietético para un corazón sano

La dieta cetogénica no es un enfoque saludable para la pérdida de peso del corazón

Al comentar sobre la investigación, el profesor Garry Jennings, asesor médico en jefe de la Heart Foundation, dice que la organización tiene “una aversión generalizada a las dietas de moda”.

“Las personas pueden perder peso a corto plazo, pero la dieta cetogénica no es una dieta muy equilibrada a largo plazo, por lo que las personas pueden tener problemas para mantener el peso que han perdido”, dice el profesor Jennings.

Y las grasas consumidas en la dieta ceto “no son necesariamente las grasas que preferimos para controlar el riesgo cardíaco”, dice.

“Una dieta rica en plantas con muchas verduras y frutas, así como semillas y nueces, proteínas del pescado y una cantidad limitada de carnes rojas, y evitar los azúcares y sales agregados, es lo mejor para un corazón sano”, dice.

  • Bombearlo: El mejor ejercicio para un corazón sano

Escrito por Liz McGrath.