Skip to content

Guerra entre hermanos: qué hacer cuando la rivalidad se convierte en intimidación

Octubre 24, 2021

Ningún padre quiere pensar que su hijo es un acosador o que está siendo acosado. Pero, ¿qué pasa si tienes ambos, y se lleva a cabo en tu casa entre dos niños que amas?

Es normal algún conflicto entre hermanos y esa rivalidad es una causa común de frustración para los padres.

“Es problemático para los padres, hace la vida más difícil, detiene la armonía en las familias”, dice el destacado escritor sobre educación y paternidad Michael Grose.

Pero, ¿qué pasa si se convierte en algo más que una disputa entre hermanos y se parece más a una intimidación?

¿Es rivalidad entre hermanos o intimidación entre hermanos?

Michael describe la intimidación como un daño selectivo, no invitado y repetitivo de un niño por otro, que puede ser físico, verbal o emocional.

La investigación del Reino Unido sugiere que el acoso entre hermanos afecta al 30 por ciento de las familias, pero Michael dice que no ha visto evidencia de que sea tan problemático como el de Australia.

La fundadora y directora de Kids First Children’s Services, Sonja Walker, dice que la mayoría de las disputas entre hermanos son rivalidades, más que acoso.

“La intimidación es diferente a tener una pelea ocasional con tus hermanos y hermanas porque estás harto el uno del otro”, dice ella.

Los expertos dicen que la rivalidad tiene que ver con la competencia, ya sea por la atención de los padres, juguetes, programas de televisión o logros, y puede manifestarse en continuas burlas y conflictos, e incluso convertirse en un comportamiento de intimidación.

“No estoy sugiriendo que el niño sea llamado acosador, pero (pueden) mostrar un comportamiento de acoso, que es dominar a otra persona, no darles la oportunidad de hablar, de menospreciarlos siempre”, dice Michael.

¿Por qué pelean los hermanos?

Sonja dice que el comportamiento de intimidación entre hermanos a menudo está motivado por la inseguridad.

“(Lo hacen) para asegurarse de que otra persona no tenga superioridad sobre ellos, ya sea con el amor de mamá y papá, el acceso a diferentes tipos de actividades o no quieren que su hermano o hermana sea el favorito.

“Es un pensamiento inmaduro, pero los niños no tienen la capacidad de pensar en las consecuencias de lo que están haciendo o etiquetar los sentimientos que tienen; actúan de manera instintiva”.

Sonja dice que si el objetivo de un niño es llamar la atención de sus padres, pueden hacer lo que sea necesario para lograrlo, incluso si se trata de atención negativa.

“Si los niños obtienen la reacción que buscan, esa necesidad se satisface y perpetúa el comportamiento”, dice.

  • Problemas modernos: ¿Por qué los niños se ponen tan ansiosos?

¿Cómo pueden los padres manejar el comportamiento de intimidación entre hermanos?

Ya sea por rivalidad o acoso, los expertos coinciden en que es importante tratar de averiguar qué lo impulsa.

Sonja recomienda preguntar a otros adultos en la vida del niño si han observado algo que pueda explicarlo, mientras que Michael sugiere examinar de cerca lo que está sucediendo en la familia.

Establezca reglas simples sobre el comportamiento, con claras consecuencias si no se siguen.

“En mi familia teníamos tres reglas: sin palabras o acciones groseras, sin lastimarse a sí mismo ni a los demás, sin cosas destructivas”, dice Sonja. “Cualquier delito menor se puede aplicar en esas categorías”.

  • Iniciadores de conversación: 20 preguntas para que sus hijos hablen realmente

Mejores formas de ayudar a sus hijos a llevarse bien

Programe tiempo uno a uno

Pasar 10 minutos al día con cada niño puede brindarles atención positiva de una manera relajada y reducir la probabilidad de que busquen ser notados de manera negativa, dice Sonja.

“Las investigaciones nos dicen que 10 minutos de tiempo individual por niño por día es realmente todo lo que necesitan para sentirse apegados y conectados con los padres”, dice ella.

  • Diversión familiar: Siete tipos de juego que son increíbles para los niños

Encuentre formas para que los hermanos interactúen positivamente

Brinde a los niños experiencias que les permitan interactuar de manera positiva, como plantar un jardín, construir una casita o hacer algo en la comunidad juntos.

“Los niños no tienen la capacidad cognitiva, emocional o de atención para sentarse y hablar sobre las cosas durante una hora, pero cuando les pones algo en la mano y están trabajando en un objetivo común, eso puede ser un gran avance. punto ”, dice Sonja.

  • Felices vacaciones: Guía para sobrevivir a las vacaciones de verano con los niños

Ofrezca aliento positivo

Los expertos dicen que es importante reconocer el comportamiento deseable tan a menudo como sea posible.

“Las personas en una relación deben escuchar cinco aspectos positivos por cada negativo”, dice Michael.

“Si siempre estás deprimido por un niño, tienes que hacer un esfuerzo para construir esa relación y ser positivo con ese niño”.

Enseñe a los niños a restaurar las relaciones

Elija un momento tranquilo para reunir a los niños y darles a cada uno la oportunidad de hablar y escuchar.

Michael dice que esto le da al niño herido la oportunidad de ser escuchado, mientras que el otro puede reflexionar sobre cómo sus acciones afectaron a otra persona.

“Luego, puede hacer que piensen en lo que pueden hacer para asegurarse de que no vuelva a suceder”, dice.

Crea rituales familiares

“Asegúrese de tener rituales que unan a su familia, ya sea a la hora de comer o pescado con patatas fritas los viernes por la noche o las pequeñas celebraciones especiales que tiene para el cumpleaños de cada niño”, dice Michael.

“Los rituales y tradiciones familiares no solo forman familias, sino que unen a las personas”.

Escrito por Claire Burke.