Skip to content

El ‘ladrón silencioso de la vista’ que cega a miles de australianos

Mayo 31, 2021

El glaucoma afecta a unos 300.000 australianos, robándoles lentamente la vista, y la mitad de ellos aún no lo saben.

El glaucoma es una afección que daña el nervio óptico del ojo, que transmite información visual al cerebro. Esto puede provocar pérdida de visión y ceguera.

Se le conoce como el ladrón “silencioso” de la vista ”, porque las primeras etapas a menudo son indoloras y los síntomas son tan sutiles que muchas personas pueden no notar inicialmente los cambios en su visión.

“A medida que el nervio comienza a dañarse, comienza a perder la visión periférica”, dice la directora ejecutiva de Glaucoma Australia, Annie Gibbins. “Es posible que pierda más del 40 por ciento de la vista antes de comenzar a notar”.

¿Quién corre riesgo?

Si bien cualquier persona puede desarrollar glaucoma, la incidencia aumenta con la edad. Uno de cada 10.000 bebés nace con glaucoma y, a los 40, aproximadamente uno de cada 200 lo tiene. Esto aumenta a una de cada ocho personas a los 80 años.

Las personas con antecedentes familiares de glaucoma tienen 10 veces más probabilidades de tener glaucoma que las personas sin un vínculo hereditario.

Se sugiere que las personas que no tienen un vínculo hereditario con el glaucoma deben hacerse exámenes de la vista a partir de los 50 años con actualizaciones periódicas cada dos años, mientras que las personas con antecedentes familiares de glaucoma deben comenzar a partir de los 40 años.

Cómo reducir el riesgo de pérdida de la visión

La pérdida de la visión como resultado del glaucoma es irreversible, pero se puede prevenir. Si se detecta en sus primeras etapas, generalmente se puede tratar con simples gotas para los ojos o, en casos más raros, con cirugía.

Es por eso que el enfoque de la Semana Mundial del Glaucoma de 2018 es alentar a los australianos a hacerse exámenes de la vista.

“Si tuvieras glaucoma en las primeras etapas, no estarías experimentando síntomas, no tendrías dolor, pero estarías sufriendo daños, dice la Sra. Gibbins. “Si tuviéramos un diagnóstico más temprano, minimizaríamos la pérdida de visión”.

La única forma de saber si tiene glaucoma es mediante un examen ocular completo por parte de un optometrista.

Está financiado por Medicare, es indoloro, no invasivo y tarda de 20 a 30 minutos. Si se detecta un factor de riesgo, lo derivarán a un oftalmólogo para que realice más pruebas.

Estudios recientes muestran que las elecciones de estilo de vida saludables pueden ayudar a reducir el riesgo de glaucoma.

  • Historia relacionada: Cuatro formas sencillas de proteger su vista

Un estudio encontró que una dieta rica en ácidos grasos omega-3 podría reducir el riesgo de glaucoma, mientras que otro mostró que el ejercicio también minimiza el riesgo de desarrollar la enfermedad.

  • Escucha: House of Wellness Radio habla sobre la salud ocular con el Dr. Mark Medownick