Skip to content

7 formas sencillas de dejar de roncar (antes de que arruine su relación)

Marzo 31, 2021

Roncar puede ser enloquecedor para quien ronca y más aún para su compañero de cama, pero también está relacionado con problemas médicos graves.

Si ha vivido con la miseria nocturna de alguien que ronca, sabrá que se siente como si no tuviera escapatoria.

Frustrante y perturbador, puede provocar un sueño fragmentado, problemas de relación e incluso problemas de audición (los ronquidos pueden oscilar entre 50 y 100 decibeles, ¡equivalente a un martillo neumático!).

La falta de sueño se ha relacionado con el estrés, la ansiedad y un sistema inmunológico más débil. Un estudio reciente de EE. UU. Incluso ha relacionado la interrupción del sueño con la diabetes.

Para el roncador, las repercusiones pueden ser aún más graves. El ronquido es a menudo una indicación de apnea del sueño, donde la respiración de una persona se vuelve superficial o se detiene mientras duerme.

  • Divorcio del sueño: ¿Usar diferentes camas podría salvar su relación?

¿Qué causa los ronquidos?

El director del Centro de Ciencias del Sueño de la Universidad de Washington, profesor Peter Eastwood, dice que los ronquidos son causados ​​por la vibración de los tejidos entre la nariz y la boca.

“Cuando te duermes, todos los músculos esqueléticos se relajan, incluidos los que rodean el cuello y la garganta, lo que puede hacer que toda el área sea susceptible a vibraciones”, dice.

“El problema es que mucha gente lo hace. Alrededor del 40 por ciento de los hombres y el 30 por ciento de las mujeres roncarán levemente en algunos noches, mientras que el 15 por ciento de los humanos ronca más noches “.

¿Cuáles son los desencadenantes de los ronquidos?

Una gran cantidad de cosas pueden aumentar el riesgo de roncar, según el profesor Eastwood.

“Tener sobrepeso u obesidad significa que tendrá más grasa alrededor del cuello, lo que hace que su garganta se estreche para que vibre más fácilmente”, dice.

“El alcohol relaja los músculos de la garganta, lo que puede significar más vibración y más sonido”.

Dormir boca arriba, alergias, algunos medicamentos y estar embarazada también pueden ser desencadenantes, agrega.

  • Poder de cerrar los ojos: Aprovechar el poder de una buena noche de sueño

ronquidos

Riesgos graves para la salud de los ronquidos

Se cree que alrededor del 10 por ciento de los roncadores tienen apnea obstructiva del sueño, donde la respiración puede detenerse hasta por un minuto y ocurrir más de 100 veces por hora, privando al cuerpo de oxígeno.

Las investigaciones muestran que las personas que padecen AOS tienen de seis a siete veces más probabilidades de sufrir un accidente automovilístico y accidentes industriales, así como enfermedades cardiovasculares: presión arterial alta, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular.

7 consejos para poner fin a los ronquidos

Increíblemente, el 75 por ciento de las personas no se dan cuenta de que tienen AOS, que puede tratarse con máscaras faciales y nasales, dispositivos orales e incluso cirugía si es necesario.

Para el resto de nosotros, la buena noticia es que hay muchos más remedios naturales para dejar de roncar.

  • Cambia tu posición para dormir: Si duerme boca arriba, es hora de cambiar de lado.
  • Perder peso: Si tiene sobrepeso, es probable que sus ronquidos desaparezcan si baja algunos kilos.
  • Ejercicio: El tono muscular mejorado ayuda a que la garganta mantenga su forma mientras duerme.
  • Evite el alcohol: El alcohol relaja los músculos de la garganta y, a menudo, provoca ronquidos.
  • Elige tus alimentos: Los productos lácteos en particular pueden dejar una capa de moco que bloquea las vías respiratorias.
  • Prueba una almohada antirronquidos: Diseñado para ayudar a mantener abiertas las vías respiratorias alineando la mandíbula, el cuello y la garganta.
  • Lidiar con las alergias: Consiga un filtro de aire. Cambia tu ropa. Mantenga a las mascotas fuera de la habitación. Una nariz tapada puede provocar ronquidos.

Si todo lo demás falla, hable con su médico o consulte con la Sleep Health Foundation para obtener más información.

Escrito por Liz McGrath.