Skip to content

24 razones por las que puede necesitar un buen multivitamínico

Mayo 25, 2021

El farmacéutico y maestro herbolario Gerald Quigley analiza las razones por las que un multivitamínico puede ser adecuado para usted, como se compartió en la radio The House of Wellness.

1. Mala digestión

Incluso cuando nuestra ingesta de alimentos es buena, una digestión ineficiente puede limitar la absorción de vitaminas por parte de nuestro cuerpo.

Algunas causas comunes de una digestión ineficaz son no masticar la comida lo suficientemente bien y comer demasiado rápido. Cada uno de estos da como resultado un tamaño de partícula de alimento más grande de lo normal, demasiado grande para permitir la acción completa de las enzimas digestivas.

Muchas personas con dentaduras postizas no pueden masticar tan bien como las que tienen una dentadura original completa.

2. Café, té y especias calientes

El consumo habitual de líquidos demasiado calientes o el consumo excesivo de irritantes, como café, té o especias, puede provocar inflamación del revestimiento digestivo. Esta inflamación puede provocar una disminución de la secreción de líquidos digestivos y una peor extracción de vitaminas y minerales de nuestros alimentos.

El programa de radio de la Casa del Bienestar

Sintonice The House of Wellness Radio para escuchar a Gerald discutir por qué un multivitamínico puede ser adecuado para usted.

3. Alcohol

Se sabe que beber demasiado alcohol daña el hígado y el páncreas, los cuales son vitales para la digestión y el metabolismo. También puede dañar el revestimiento del tracto intestinal y afectar negativamente la absorción de nutrientes, lo que lleva a una desnutrición subclínica.

El consumo regular de alcohol aumenta la necesidad de nuestro cuerpo de las vitaminas del grupo B, en particular tiamina, niacina, piridoxina, ácido fólico y vitaminas A, C y B12, así como los minerales zinc, magnesio y calcio. El alcohol afecta la disponibilidad, absorción y metabolismo de los nutrientes.

4. Fumar

Fumar demasiado tabaco también es un irritante conocido del tracto digestivo y aumenta las necesidades metabólicas de vitamina C en al menos un 30 por ciento (en comparación con los no fumadores).

La vitamina C, que normalmente está presente en alimentos como la pata, las naranjas y los pimientos, se oxida rápidamente una vez que las frutas se cortan, exprimen, cocinan o almacenan a la luz solar directa o cerca del calor. La vitamina C es importante para una buena función inmunológica.

5. Laxantes

El uso excesivo de laxantes acelera el tiempo de tránsito intestinal de los alimentos y puede provocar una mala absorción de vitaminas y minerales. La parafina y otros aceites minerales aumentan la pérdida de las vitaminas liposolubles A, D, E y K, mientras que otros laxantes utilizados en exceso pueden provocar grandes pérdidas de minerales, como potasio, sodio y magnesio.

6. Dietas de moda

Las dietas que pierden grupos enteros de alimentos pueden carecer seriamente de vitaminas. Incluso algunas de las dietas populares bajas en grasas, si se llevan al extremo, pueden ser deficientes en vitaminas A, D y E.

Las dietas vegetarianas y veganas, que excluyen la carne y otras fuentes animales, deben planificarse con mucha habilidad para evitar la deficiencia de vitamina B12, que puede provocar anemia.

7. Cocción excesiva

La cocción prolongada o el recalentamiento de la carne y las verduras pueden oxidar y destruir las vitaminas sensibles al calor, como las vitaminas del grupo B, C y E. Hervir las verduras lixivia las vitaminas B solubles en agua, así como muchos minerales. Es preferible cocinar ligeramente al vapor.

Algunas vitaminas, como la vitamina B6, pueden destruirse mediante la irradiación de microondas.

8. Almacenamiento de alimentos

Congelar alimentos que contienen vitamina E puede reducir significativamente sus niveles una vez descongelados. Los alimentos que contienen vitamina E que están expuestos al calor y al aire pueden volverse rancios.

Muchas fuentes comunes de vitamina E, como el pan y los aceites, ahora están altamente procesadas, tanto que su contenido de vitamina E está muy reducido o falta por completo. La vitamina E es un antioxidante que inhibe defensivamente el daño oxidativo en el cuerpo.

Otras pérdidas de vitaminas por la conservación de alimentos pueden incluir vitamina B1 y C.

9. Alimentos preparados

Una dieta demasiado dependiente de carbohidratos altamente refinados, como el azúcar, la harina blanca y el arroz blanco, genera una mayor demanda de fuentes adicionales de vitaminas del grupo B para ayudar a procesar estos carbohidratos. Una dieta desequilibrada contribuye a condiciones como irritabilidad, letargo y trastornos del sueño.

10. Antibióticos

Si bien los antibióticos son valiosos para combatir las infecciones, también matan las bacterias amistosas en el intestino, bacterias que normalmente producirían vitaminas del grupo B para su absorción a través de las paredes intestinales. Tales deficiencias pueden resultar en una variedad de condiciones nerviosas.

Puede ser aconsejable complementar con vitaminas del grupo B cuando esté en un ciclo prolongado de antibióticos de amplio espectro y / o usar polvos puros de Lactobacillus para ayudar a mantener las bacterias intestinales saludables.

11. Alergias alimentarias

La omisión de grupos de alimentos integrales de la dieta, como es el caso de las personas alérgicas al gluten o la lactosa, puede significar la pérdida de importantes fuentes dietéticas de nutrientes como tiamina, riboflavina o calcio.

12. Pérdidas de nutrientes de cultivos

Algunos suelos agrícolas son deficientes en oligoelementos. Décadas de agricultura intensa pueden trabajar en exceso y agotar los suelos a menos que todos los nutrientes del suelo, incluidos los oligoelementos, se reemplacen regularmente.

En una encuesta del gobierno de los Estados Unidos, se encontró que los niveles de minerales esenciales en los cultivos habían disminuido hasta en un 68 por ciento durante un período de cuatro años en la década de 1970.

13. Accidentes y enfermedades

Las quemaduras graves provocan la pérdida de proteínas y oligoelementos esenciales del cuerpo.

La cirugía aumenta la necesidad de zinc, vitamina E y otros nutrientes involucrados en el mecanismo de reparación celular.

La reparación de huesos rotos se ve obstaculizada por un suministro inadecuado de calcio y vitamina C, mientras que el desafío de la infección impone grandes demandas a los recursos nutricionales de zinc, magnesio y vitaminas B5 y B6.

24 razones por las que un multivitamínico puede ser bueno para usted.
Las frutas y verduras frescas son una fuente bien conocida de vitaminas y minerales.

14. Estrés

El estrés químico, físico y emocional puede aumentar las necesidades de nuestro cuerpo de vitaminas B2, B5, B6 y C. La contaminación del aire también aumenta las necesidades de vitamina E.

15. PMT

La investigación ha demostrado que hasta el 60 por ciento de las mujeres que padecen síntomas de tensión premenstrual, como dolores de cabeza, irritabilidad, hinchazón, sensibilidad en los senos, letargo y depresión, pueden beneficiarse de la suplementación con vitamina B6.

16. Adolescentes

Los brotes de crecimiento rápido, particularmente en las niñas, exigen mucho los recursos nutricionales para respaldar el desarrollo físico, bioquímico y emocional acelerado de este grupo de edad.

Los datos de la Encuesta de Nutrición de los Diez Estados de los Estados Unidos (en 1968-70 que cubría un total de 24,000 familias y 86,000 personas) mostraron que entre el 30 y el 50 por ciento de los adolescentes de 12 a 16 años tenían ingestas dietéticas dos tercios por debajo de los promedios diarios recomendados de vitamina A, C, calcio y hierro.

17. Mujeres embarazadas

El embarazo genera una demanda de nutrientes superior a la media para garantizar un crecimiento saludable del bebé y un confinamiento cómodo para la madre. Los nutrientes que normalmente requieren una mayor ingesta durante el embarazo son las vitaminas del grupo B, especialmente B1, B2, B3, B6, ácido fólico y B12, A, D, E y los minerales calcio, hierro, magnesio, zinc y fósforo.

La Encuesta de Nutrición de los Diez Estados en los EE. UU. Mostró que hasta el 80 por ciento de las mujeres embarazadas encuestadas tenían ingestas dietéticas dos tercios por debajo de las cantidades diarias recomendadas. Se debe buscar una evaluación profesional de las necesidades nutricionales durante el embarazo.

18. Anticonceptivos orales

Los anticonceptivos orales pueden disminuir la absorción de ácido fólico y aumentar la necesidad de vitamina B6 y posiblemente vitamina C, zinc y riboflavina. Se cree que aproximadamente el 22 por ciento de las mujeres australianas de entre 15 y 44 años toman la píldora en algún momento.

19. Comedores de luz

Algunas personas comen con moderación, incluso sin objetivos de reducción de peso. Las encuestas dietéticas de EE. UU. Han demostrado que una mujer promedio mantiene su peso en 7560 kilojulios por día. A este nivel, es probable que su dieta sea baja en tiamina, calcio y hierro.

20. Los ancianos

Se ha demostrado que las personas mayores tienen una ingesta baja de vitaminas y minerales, en particular hierro, calcio y zinc. La deficiencia de ácido fólico a menudo se ve junto con una deficiencia de vitamina C.

La ingesta de fibra a menudo también es baja. También se han observado deficiencias de riboflavina (B2) y piridoxina (B6). Los posibles problemas incluyen deterioro del sentido del gusto y el olfato, reducción de la secreción de enzimas digestivas, enfermedades crónicas y deterioro físico.

21. Falta de luz solar

Cualquier persona cuya exposición a la luz solar sea mínima puede sufrir cantidades insuficientes de vitamina D. Esta vitamina es necesaria para el metabolismo del calcio, sin la cual se ha observado adelgazamiento de los huesos (osteoporosis).

La luz ultravioleta es el estímulo para la formación de vitamina D en la piel. Está bloqueado por nubes, smog, vidrios comunes, cortinas y ropa. La ingesta máxima recomendada de vitamina D es 400 UI.

22. Biodisponibilidad

Son comunes las grandes fluctuaciones en los requerimientos de nutrientes individuales de los promedios oficiales recomendados, particularmente para aquellos con vocaciones de alta demanda física, como atletas y trabajadores manuales (teniendo en cuenta el peso corporal y la forma física).

La ingesta de proteínas influye en la necesidad de vitamina B6, y la vitamina B1 está relacionada con la ingesta de kilojulios.

23. Reservas corporales bajas

Aunque nuestro cuerpo es capaz de almacenar reservas de ciertas vitaminas como A y E, los datos de la autopsia canadiense han demostrado que hasta el 30 por ciento de la población tiene reservas de vitamina A tan bajas como para ser consideradas “en riesgo”.

La vitamina A es importante para la salud de la piel y las membranas mucosas (incluidos los senos nasales y los pulmones) y la vista.

24. Atletas

Los atletas consumen grandes cantidades de alimentos y experimentan un estrés considerable en el cuerpo. Estos factores afectan su necesidad de vitaminas del grupo B, vitamina C y hierro. Las pruebas en atletas olímpicos australianos y jugadores de fútbol de élite han demostrado una amplia variedad de deficiencias de vitaminas.

¿Tiene una pregunta para Gerald que le gustaría responder? Utilice nuestro formulario de contacto para hacerle a Gerald su pregunta relacionada con la salud ahora.

Imágenes a través de Shutterstock