Skip to content

10 reglas de oro para padres de adolescentes

Octubre 26, 2021

Ser padres de adolescentes puede ser un campo minado. Los expertos comparten sus mejores consejos para afrontar la adolescencia y guiar a los niños hacia una adultez feliz y saludable.

En su libro La nueva era adolescente, La psicóloga Jo Lamble y la GP Ginni Mansberg describen los principios clave que deberían ser el punto de partida de todos los padres cuando se enfrentan a las pruebas y tribulaciones de la adolescencia:

1. Empiece por dormir

Necesitan dormir lo suficiente (y es probable que no lo consigan).

Los estudios muestran que los impactos de la falta de sueño son enormes y la mayoría de los adolescentes, y sus padres, no reconocen la falta de sueño, incluso cuando es crónica.

Dormir lo suficiente y / o recuperar el sueño no es negociable.

  • Historia real: ¿Qué pasó cuando comencé a priorizar el sueño?

2. La seguridad es lo primero

Sus hijos necesitan saber que su seguridad es su primera prioridad.

“Incluso si estás haciendo algo incorrecto en el lugar equivocado con las personas equivocadas, llámame y estaré allí para rescatarte”.

Ambos hemos amamantado a los amigos de nuestros adolescentes que estaban demasiado aterrorizados por sus padres como para llamarlos, incluso cuando estaban en verdaderos problemas.

3. Eres el padre, no el mejor amigo

Toda la colaboración y el respeto no los convierte en compañeros.

Tú pones las reglas en tu hogar y en tu familia. Y necesitan empujar contra ti.

Eso es parte de su viaje hacia la edad adulta: deshacerse de sus viejas limitaciones y desarrollar sus propios valores, ética, aspiraciones y metas.

Tener un poco de fricción con su hijo adolescente no significa que usted sea un # parentingfail.

4. No se permiten drogas en el hogar.

Las drogas ilegales son ilegales.

Si a su adolescente no le gustan las leyes, debe unirse a un partido político, convertirse en activista, presionar a sus políticos locales y convertirse en parte de un movimiento de cambio en el que cree.

Pero, si tener droga en casa está bien, ¿está estacionarse ilegalmente? ¿Y el robo? ¿Dónde se traza la línea?

Tenga cuidado de no subirse a esa pendiente resbaladiza.

5. No se tolera la violencia en el hogar

Esto se aplica a todos. Hermano a hermano. Padre a hijo. Hijo a padre. Chico a chica. De niña a niño.

Estar enojado es natural, pero sus adolescentes necesitan formas saludables de manejar sus emociones que no afecten la seguridad de nadie más.

Ayúdelos a desarrollar el autocontrol.

6. Conozca a los amigos de su hijo y a sus familias.

Nos encanta tener montones de estos fabulosos adolescentes.

Y algunos de sus padres se han convertido en valiosos aliados y buenos amigos.

¿Tu hijo no ha vuelto a casa? Si tiene una lista larga de contactos en su teléfono para localizarlos, su vida será más fácil.

También le da una idea rápida de cualquier cambio en los grupos de amistad que podría ser una señal de un problema.

7. Ten las conversaciones difíciles

Como padres trabajadores ocupados que odian los conflictos, el instinto de evitar las peleas a toda costa es fuerte. Lo entendemos.

Pero evitar las conversaciones no significa que los problemas desaparezcan.

Hemos visto innumerables problemas que podrían haberse manejado mucho más fácilmente si se hubieran abordado temprano.

Las conversaciones no tienen por qué ser conflictivas o difíciles.

  • Poder femenino: Cómo criar hijas empoderadas

8. Genere confianza; escucha bien

Todos queremos que nuestros hijos puedan contarnos cosas.

Pero no sirve de nada decirles que pueden divulgar cualquier cosa si saben que en realidad no los estás escuchando cuando hablan.

Si miras tu teléfono mientras ellos hablan o si hablas sobre ellos y no escuchas su versión de los hechos, ¿por qué estarían abiertos contigo?

Haga preguntas como: “¿Por qué crees que has estado bebiendo?”

Esté preparado para algunas conmociones; Prepárate. Una vez que comprenda su perspectiva, puede compartir sus preocupaciones.

“Me preocupa que si te golpean en una fiesta podrías terminar en una situación sexual peligrosa”.

“Me preocupa que estés tratando de controlar tu salud mental solo, pero creo que hay mejores formas. ¿Me dejarás ayudarte?

  • Dilema de crianza: ¿Debo dejar que mi hijo vaya a Schoolies?

9. ¿De quién es la casa?

Es tu casa. Pagas las facturas; tú pones las reglas.

Tus reglas no están diseñadas para hacerles la vida imposible.

Están diseñados para tener un hogar funcional y operativo que funcione en el mejor interés de todos.

Tu trabajo será pagar el alquiler o la hipoteca, así como la comida, el seguro, internet y la luz.

Su función es asistir a la escuela y cumplir con los requisitos de esa escuela, y asistir a las comidas y eventos familiares según lo determine usted.

Su derecho a tener paz y tranquilidad para que pueda dormir y cumplir con sus deberes como proveedor de la familia a la mañana siguiente prevalece sobre su derecho a jugar Fortnite y gritar a sus compañeros de juego hasta la 1 a. M.

  • Apto para la vida: Las mejores formas de hacer que su hijo adolescente se levante del sofá y se active

10. Busque ayuda cuando la necesite

No se supone que tengas todas las respuestas.

No será juzgado si se comunica con su médico de cabecera, un pediatra o psiquiatra de adolescentes, un psicólogo clínico o el director de la escuela.

Necesitar más apoyo no es una señal de fracaso.

Significa que está dispuesto a hacer lo que sea necesario para apoyar a su adolescente en su camino hacia la resiliencia y la independencia.

Extracto editado de The New Teen Age por el Dr. Ginni Mansberg y Jo Lamble. Murdoch Books PVP $ 32.99.